Una oportunidad puede darnos el valor que necesitamos

Siempre he comparado nuestras vidas, como la de un jugador de futbol que cuando comienza a dar sus primeros pasos, puede tener todo el talento para ser transferido por una gran suma de dinero, pero lamentablemente, nunca a tenido una oportunidad para demostrar todo su potencial, no tiene la confianza del técnico, no lo conocen presidentes de otros clubes, y solo le es permitido soñar que algún día llegará a vestir la camiseta 10 de la selección nacional. Pero este jugador tiene un sueño, y este sueño solo podía realizarse con una oportunidad, y para esto se prepara, sigue trabajando, entrena muy duro, se levanta muy temprano, cada día en Internet se aprende nuevas jugadas para poder ser mejor, cumple como siempre las labores propias de un cadete, les lleva los útiles a los jugadores del primer equipo, se desanima muchas veces, pero vuelve a tomar animo y es constante. El cree que nadie ha visto su esfuerzo, pero el entrenador después de verlo jugar se dio cuenta que tenia condiciones y lo hace debutar en el súper clásico del día domingo, UNA OPORTUNIDAD.

Su toque era diferente, su remate es más potente, es un jugador diferente.

Es un fuera de serie. Este jugador vale más de US$ 20 MM

A veces haz llegado a pensar que nadie te aprecia por lo que realmente vales, no te consideran por los reales talentos que tienes, sientes que no tienes el valor verdadero, el valor de mercado que realmente corresponde, y es que muchas veces te haz sentido en la misma situación de este jugador, esperando una oportunidad, trabajando duro, dando lo mejor de ti, esforzándote al máximo pero sin oportunidades, sin embargo, hay alguien que ha estado mirando tu trabajo, y quiere darte una oportunidad, una oportunidad para triunfar, para ser exitoso, tu valor es mucho mas de lo que crees, Dios ya ha sacado la cuenta de cuanto vales, no es dinero ni plata tu precio es muy alto, y aunque no lo creas ya existe una cláusula en tu contrato, si hay alguien que quisiera comprarte tendría que derramar la misma sangre que Jesucristo derramo en el madero de la cruz por que nuestro precio es sangre y sangre divina. Tienes mucho valor, y Dios quiere darte la oportunidad para que demuestres que eres diferente, que no solo puedes llegar al primer equipo a ser parte del montón sino que realmente puedes llegar a ser una estrella mundial.

Dios ya lo tiene claro; lo que haces en el silencio el lo recompensará en publico, no te preocupes si aun no eres considerado, sigue trabajando duro, y Dios te recompensará en el publico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s